Los inicios de la India están envueltos en las brumas de la antigüedad, su historia más temprana es conocida solo a través de la leyenda. Sin embargo, la realidad moderna late con vida y juventud vibrantes. Cada encuentro con el rico patrimonio cultural del país te deja sin aliento.

Esta diversidad inspiró a Neela Vermeire a crear y dedicar sus primeras tres fragancias a la India, su país natal; mientras vivía y trabajaba en París, su ciudad adoptiva y capital mundial de perfumes.

La educación de Neela en ciencias sociales y la formación en derecho pueden no tener ninguna conexión directa con los perfumes, pero sus años de formación en la India han tenido un gran y duradero impacto en su «desarrollo olfativo».

Las principales fuentes de inspiración de Neela son los recuerdos de su infancia en la India y los viajes que hacía para visitar a su familia allí. La propia Neela es una prueba de que, aunque uno puede deambular y vivir en lugares muy diferentes, la fascinación de la India nunca se puede dejar atrás.

Cada fragancia rinde homenaje basada en la inspiración olfativa de diversas fuentes, como la espiritualidad hindú, la historia, el paisaje, el Himalaya, los viajes a las estaciones de montaña y puertos marítimos, las artes, la arquitectura variada, la comida, la música, el cine y los colores vivos de la India.

Have no product in the cart!
0