«Nuestras creaciones tienen una alta concentración y utilizan aceites esenciales reales. Esto le da a nuestras fragancias su carácter inconfundible.

Mi amor por las buenas fragancias comenzó a principios de la década de los setenta. En esta época, todavía existían fragancias excelentes, incluso excepcionales, que se podían comprar en tiendas de perfumes tradicionales. Con el paso del tiempo, surgió la idea de que los perfumes debían estar orientados a impulsar la decisión de compra con una nota de salida atractiva. Cuando descubrí las fragancias nicho, que se correspondían mucho más con mi idea de composiciones exquisitas, tomé la decisión de crear mis propias fragancias; así que seguí mi intuición para desarrollar fragancias con ingredientes valiosos y reales que tienen su futuro en el pasado. No son fragancias convencionales, sino composiciones independientes y con carácter.

Empiezo creando a través de la inspiración espontánea, anoto los componentes y luego elaboro las fragancias. Tras varios meses de maduración en un vaso oscuro y en un lugar fresco, llega el momento de evaluar el olor, de sentirlo y percibirlo: ¿La receta necesita cambios fundamentales? ¿Cómo perciben la fragancia a otras personas? ¿Tiene potencial para introducirla?

Al final del proceso, tengo que estar completamente convencido para poder llenar la fragancia recién creada y llevarla al mercado».

Have no product in the cart!
0