«La búsqueda constante de ​materiales de calidad no solo es crucial para el logro del perfume, sino que es una pasión eterna a la que me veo obligada a rendirme».

Después de graduarse en Historia del Arte en Florencia, Francesca Bianchi descubrió su pasión por la fabricación de perfumes, con un libro sobre perfumería natural y un puñado de aceites esenciales. En ese momento, también le gustaba la Alquimia. Desde entonces, ha estado estudiando y experimentando. Ha vivido en ciudades como Florencia, Berlín, Luxemburgo, Ámsterdam… mientras trabajaba en la publicación de libros de arte.

«Las circunstancias reales, los estados mentales y las intuiciones cargadas de un significado perturbador, sensorial, emocional o espiritual son la fuente de mi inspiración. Estas son mis epifanías. No me interesa simplemente copiar su olor, sino conjurarlos y, al mismo tiempo, expresar la emoción que siento durante estos acontecimientos epifánicos».

Have no product in the cart!
0